Edu Marín, en la vía más dura de varios largos de España en compañía de su padre