Por suerte yo escalo para mí, no para ellos.Mark Twight,  Autor