La escalada puede ser tan adictiva como la heroína, y a veces igual de peligrosa.Kylle Mills,  Autor